El punto


Calentito, dulce, amoroso, práctico, eterno, femenino - delata nuestras curvas - Todo esto y mucho más se puede decir del PUNTO. Como que nos acompaña en nuestro día a día durante muchos meses al año, más de los que nos imaginamos... (desde octubre hasta mayo). Lo utilizamos tanto para vestir con un look urbano o de trabajo como en uno más casual y relajado de "weekend".
Jerseys gruesos o finos; con canalé, lisos o con ochos; de cuello vuelto, caja o a pico; preferentemente de lambswool, merino o materias nobles (cashmere, seda o algodón); de colores pastel (suaves y neutros) o brillantes (más favorecedores); clásicos o con diseño....
¿Cuántas veces en pleno mes de agosto con 40° a la sombra hemos deseado que por arte de magia se desplomara de golpe el termómetro para podernos poner nuestro cárdigan favorito?
No existe momento más mágico que con la primera caída de las hojas poder acariciar esas fantásticas hilaturas transformadas en magníficas prendas de punto con las que asomarse al frío invierno...